• Marisol Ramoneda

Saliendo del confinamiento: ¿juntos o separados?

Actualizado: may 3


Todos sabemos que no ha sido nada fácil cambiar nuestras vidas radicalmente y sin previo aviso, por el confinamiento que ha generado el COVID-19. Hemos pasado a residir en pocos metros, con convivencia de 24h, atendiendo al teletrabajo (quien ha podido), a los hijos y a su educación, realizando las tareas domésticas….pero también lidiando con el dolor y la tristeza, si hemos perdido a algún ser querido. Por otro lado, tampoco podemos olvidarnos de los momentos con nosotros mismos en los que hemos tenido que enfrentarnos a los propios miedos y a la incertidumbre de lo que pasará después del confinamiento. En pocas palabras, que la experiencia vivida ha sido intensa y muy diferente a otras.


Los conflictos familiares durante el confinamiento se han incrementado exponencialmente, tanto entre padres e hijos, como aquellos entre parejas. De hecho las noticias que nos han llegado desde China apuntaban ya a esta línea.


Si somos una de estas personas que estamos dando vueltas a la cabeza sobre si debemos seguir junto a la pareja o separarnos cuando finalice la situación de confinamiento os diría que os paraseis a reflexionar un momento sobre las siguientes cuestiones:


- ¿Qué siento por esta persona?

- ¿Desde cuándo estoy dudando si continuar con la relación o si es mejor finalizarla?

- ¿Cuáles son los aspectos buenos y cuáles aquellos con los que estoy incómodo/a?

- ¿Mi pareja es feliz, o lleva tiempo avisándome de que haga cambios?

- ¿Cómo me veo de aquí a 3 años si continuo de la misma manera?


Es bueno plantearse estas preguntas y otras muchas ya que nos pueden ayudar a hacer un pequeño diagnóstico de la situación y a explorar el futuro próximo.


Como profesional de las separaciones y divorcios os sugiero, en primer lugar, que no os precipitéis en tomar una decisión (sea cual sea) porque en momentos de crisis no se revela como la mejor alternativa, y más siendo esta una decisión tan importante en la vida de una persona. En segundo término, valorad si vale la pena recomponer y luchar por la relación, porque cuando hay crisis existe también la oportunidad de cambio. Y por último, si os cuesta hacer un análisis, centraros en estos temas, siempre podéis buscar una orientación experta, que os puede ayudar a valorar posibles opciones.

  • Black Facebook Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2020 by Marisol Ramoneda | Psicóloga de Familia en Barcelona