• Marisol Ramoneda

Niños atrapados en las redes

Actualizado: may 22



Visitas virtuales & Divorcio: claves de éxito y de fracaso

¿Qué se entiende por visita virtual?

Por “visita virtual”, también conocida como visita a través de las nuevas tecnologías, entendemos aquella forma de relación que tienen los padres de contactar con sus hijos cara a cara a través de medios electrónicos. Existen varios métodos como puede ser vídeo llamada, o vídeo conferencia (Skype, Zoom…)


Las nuevas tecnologías permiten otras formas de interacción que se podrían considerar también como visitas o contactos virtuales que serían por ejemplo, el empleo del email, chatear, mensajes y juegos interactivos que pueden entretener a padres e hijos desde distintos lugares, pero estas formas de comunicación no ofrecen el contacto cara a cara (“face to face”).

Este tipo de visita virtual suele ser típica en casos de divorcio, o de padres no custodios, por ejemplo, cuando un niño está tutelado por la Administración, pero no es la única aplicación.

Puede ser utilizada cuando un padre no está presente por temas de trabajo o cuando un niño está de vacaciones o estudiando fuera. Los abuelos y otras personas cercanas pueden contactar con sus seres queridos a través de este medio de comunicación.

Visitas virtuales en el caso de padres separados.

Hace ya tiempo que esta forma de comunicación está ampliamente difundida en el campo de las separaciones y divorcio. También es cierto que en estos últimos meses su utilización se ha incrementado exponencialmente debido a las limitaciones que nos hemos encontrado para que los niños pasen de un hogar a otro derivadas del estado de alarma por Covid-19.


Durante este tiempo, los profesionales que nos dedicamos a las rupturas familiares hemos constatado que uno de los motivos principales de consulta tenía que ver con problemas en las vídeo llamadas realizadas a sus hijos. Expongo a continuación un ejemplo real:

“A mi modo de ver con las vídeo llamadas hemos ido a peor. Cada vídeo llamada es más corta, M está más tenso y con el discurso más memorizado. Hasta el punto de hoy, que ante la reacción de M que no hace lo ensayado, (el progenitor custodio) corta la llamada y vuelve a llamar para que M diga lo dictado y cuelga. La injerencia por parte de X (progenitor custodio) es constante: Es quien sostiene el móvil, marca la duración de la llamada, dicta lo que tiene que decir M ante la mínima pregunta que yo le haga. M tiene pide permiso constante a X sobre lo que debe responder. A M no es que no se lo vea cómodo es que para mí, está coaccionado”.

(Llamada entre el progenitor no custodio y su hijo de 4 años)

Este mismo caso se podría extrapolar a niños más mayores, incluso adolescentes, con características y argumentos similares con el objetivo común de evitar las llamadas. Así el progenitor custodio explica que no puede hacer nada porque es el hijo quien decide que no quiere hablar con el padre con quien no está ese momento, que están viendo series de televisión o que son más importantes los amigos o las actividades extra escolares que hablar con el padre con el que no está en ese momento.

Claves del éxito y del fracaso.

  1. Si eres el padre custodio facilita la comunicación virtual de tu hijo con el padre no custodio. LLamar a quien no está con ellos no suele ser una petición espontánea de los niños.

  2. Para elegir el momento de realizar la llamada tened en cuenta las rutinas de los niños y horas de dormir.

  3. Si vuestro hijo es pequeño pactad el horario de la llamada y la frecuencia de las mismas. Si es más mayor el padre no custodio lo puede negociar directamente con su hijo.

  4. El padre custodio ha de crear un ambiente idóneo para que su hijo pueda hablar con el otro padre: sin ruidos, sin televisión y sin prisas.

  5. En la medida de lo posible intentad que exista privacidad en las llamadas, entendiendo que el padre custodio no esté escuchando, ya que ello resta espontaneidad al niño. Evitad grabar las conversaciones.

  6. Adaptar el desarrollo de la visita virtual a la edad del niño. En niños de corta edad tener preparados distintos recursos porque no aguantan mucho tiempo delante de una pantalla.

Visitas virtuales Progenitor con el niño Progenitor sin el niño

Facilitar la comunicación X

Tener en cuenta las rutinas del niño X X

Pactar horario y frecuencia X X

Crear el ambiente idóneo X

Privacidad X X

Adaptarse a la edad del niño X

(Fuente: Elaboración propia)

Para concluir:

  1. Los recursos virtuales pueden constituir herramientas muy válidas para acercar a un hijo a las personas queridas, pero han de utilizarse bien. Así, contar un cuento a un niño pequeño o cantarle una canción puede ser muy reconfortante, al igual que ayudar en los deberes a un adolescente o jugar al parchís.

  2. Valorad la calidad de la conversación más que la cantidad de tiempo.

  3. Las visitas virtuales nunca deben considerarse como sustitutas del contacto personal entre un progenitor y sus hijos. Su función es meramente complementaria y enriquecedora de la relación presencial.

  4. De mi experiencia profesional puedo anticipar una relación muy estrecha entre el éxito o fracaso de las visitas virtuales y la conflictividad parental. Así, si los progenitores están inmersos en un conflicto permanente las video llamadas no serán más que una prolongación de sus emociones negativas a través de estas nuevas herramientas. Acabarán triangularizando y dañando a los niños que quedan atrapados en “las redes” a través del conflicto entre sus padres.

Por el contrario los padres que sepan discernir y separar entre lo que existe entre ellos (conyugalidad) del ejercicio de actuar como padres (parentalidad) podrán obtener los beneficios de esta herramienta virtual. Pero quienes más se lo agradecerán serán los propios hijos, que tendrán a ambos padres a pesar de las circunstancias y de la distancia física.

En el caso de que las visitas virtuales presenten problemas, animo a los padres a sentarse y hablar para solucionar los aspectos que no funcionan, evitando que uno de los dos tome la decisión unilateral de eliminarlas y que no se realicen más.

  • Black Facebook Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2020 by Marisol Ramoneda | Psicóloga de Familia en Barcelona