• Marisol Ramoneda

Adiós, sin abrazos

Actualizado: abr 30


La pandemia sanitaria mundial (COVID-19) que hemos vivido estos últimos meses deja pérdidas de nuestros seres queridos en la mayoría de las familias de nuestro país. Sin embargo, lo que hace diferente esta situación a otras de duelo es el no poder despedir a estas personas tan cercanas, que un día salieron por la puerta de casa para ingresar en el hospital y no volvieron, o estaban en una residencia en la que no pudimos acompañarles los últimos días de vida.


Los funerales son en sí actos propios de cada cultura que permiten abrazarnos, expresar emociones, hablar de la persona que nos ha dejado, acompañar emocionalmente a los que estaban unidos a ella y sobre todo, decir adiós a quien se ha ido.

Aunque sea de forma diferente a lo que estamos acostumbrados, los psicólogos aconsejamos realizar un ritual de despedida, consistente en actos simbólicos que permitan despedirnos de la persona que ya no está, que puede ponerse en práctica de forma individual o con la familia.


Algunos rituales que nos pueden ayudar

Algunos acciones que aconsejo serían las siguientes: Escribir una carta a esta persona explicando lo que ha significado para nosotros (o crear un dibujo, pintura, historia), colocar objetos deliberadamente en algún lugar que para esa persona fuese importante (foto, silla…), cocinar la comida que más le gustaba, lanzar un globo al cielo ……


Beneficios de este Adiós sin abrazos

El sentido y el beneficio del ritual es que nos ayude a interiorizar la pérdida, expresando lo que sentimos y lo que no hemos podido decir ni en vida ni en la despedida Hoy podemos hacerlo, por ejemplo, a través de la música, el dibujo, la escritura y la palabra …..


Una vez se acabe el confinamiento estos rituales se pueden completar con otros en los que podamos compartir con más personas (siguiendo las recomendaciones sanitarias), por ejemplo, consistentes en acudir a algún lugar especial para esa persona.


Si pasado algún tiempo de la pérdida de esa persona, crees que tú tristeza o la de alguien de tu familia o conocido no desaparece, o detectas cambios de comportamiento, consulta con un psicólogo.

0 vistas
  • Black Facebook Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2020 by Marisol Ramoneda | Psicóloga de Familia en Barcelona