• Marisol Ramoneda

5 claves para elegir a un buen Coordinador de la Parentalidad


La coordinación de la parentalidad es un proceso alternativo de resolución de conflictos no contencioso, ordenado judicialmente o acordado por los progenitores, separados o divorciados, que presentan un patrón continuado de conflictos y/o litigios abiertos en relación a sus hijos.


El objetivo principal del coordinador de la parentalidad es asistir a los progenitores a implementar el Plan de parentalidad (organización postdivorcio) de manera que se busque el mayor interés para los hijos y se minimice el conflicto familiar, a la vez que se mantienen unas relaciones parento-filiales seguras, sanas y significativas.


Algunos puntos clave que te pueden ayudar a elegir a un buen profesional para que trabaje contigo, con tu ex cónyuge y con los hijos comunes son:


1.- Que tenga formación en salud mental, derecho de familia y en técnicas de mediación.

Es decir, un conocimiento multidisciplinar en etapas de duelo, problemas mentales en adultos y niños, disfunciones que se producen en la post-ruptura, con conocimientos del mundo jurídico, de los operadores existentes y de los recursos posibles. A lo anterior necesita conocimientos en mediación (capacidad de escucha activa, neutralidad …).


2.- Que sepa moverse con agilidad en el entorno jurídico y social

Ha de conocer cómo funcionan los circuitos habituales administrativos, de derivación, los plazos temporales …. , además de los recursos existentes, tanto públicos (Equipos técnicos de valoración, punts de trobada, centro de acogida, CDIAP, CSMIJ…) como las entidades privadas.


3. - Ha de tener experiencia en el trabajo con familias conflictivas

Ha de saber detectar el conflicto y lidiar con el mismo cuando existe algún trastorno o rasgo de personalidad disfuncional en los progenitores y/o hijos.


4.- Diferenciar su función como Coordinador parental de otros roles

Tener claro que la función como coordinador no es ejercer de perito forense, terapeuta individual o familiar o de mediador.


5.- Idóneas competencias personales

Básicamente se requiere paciencia y constancia, pero también tener una visión global de la situación y poder ejercer cierta autoridad. A ello se añade el saber dialogar con los distintos interlocutores (letrados, personal de la Administración de Justicia, terapeutas, profesores, los miembros de la familia…). En ocasiones tienes que estar dispuesto a soportar una alta presión cuando alguna de las partes intenta descalificar la labor realizada.


Espero que estas indicaciones os hayan servido de utilidad. Marisol Ramoneda



74 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo